imagen “El brazo” – Capítulo 3

 

el brazo 3Lianna estaba enfadada aquel día. Estaba enfadada con el mundo, con el puto trasto mecánico ese que tenía insertado en el muñón y, sobre todo, con su padre. Desde que se despertó después del accidente, hacía dos o tres semanas, no fue capaz, el cabrón de él, de aparecer ni una sola vez por casa para visitarla. Como mucho dos o tres llamadas. Y ¡qué llamadas! Todo “instrucciones de uso” del brazo, que si brazo para aquí, que si brazo para allá, que si concéntrate para que haga esto y lo otro, en su tono misterioso tan típico en él. ¡Mierda puta!

Ella no quería esto. Ella no lo había elegido. Apenas recordaba los primeros días. Le venían imágenes distorsionadas de mujeres de bata blanca de hospital que se inclinaban sobre ella. A veces sentía cómo la incorporaban y la movían y luego la volvían a tumbar. La tenían dopada hasta los cojones las muy zorras.

Llevaba ya varios días sola, cosa que la aliviaba. Mejor sola que mal acompañada. Al principio no hizo caso de las instrucciones de su padre y el brazo no respondía. Según él, con visualizar el movimiento que quería hacer en su mente era suficiente. Era como un peso muerto que sustituía a lo que un día fue un brazo de carne y hueso. Ella, orgullosa y terca, pasaba de concentrarse ni ostias y utilizaba para todo la mano izquierda. Acababa la jornada rendida y frustrada; la mitad de las cosas que empezaba no podía terminarlas, ya que era diestra. En ocasiones alguno de los dedos metálicos del brazo se movía ligeramente con un zumbido, que asustaba a Lianna. Con el tiempo se acostumbró.

Estaba enfadada. Paseaba con brío de un lado a otro de la amplia cocina, sin percatarse de que el brazo había cerrado los dedos formando un puño. De repente, el zumbido se intensificó y el brazo golpeó la mesa de la cocina. El estruendo la asustó. Observó con asombro la mesa partida en dos, una mesa que pesaría más de 100 kilos… y no había sido consciente de ello. Se miró el brazo mecánico. Estaba estático, con el puño cerrado, como esperando la siguiente orden. El caso es que no le había mandado ninguna orden. Sintió una mezcla de confusión y miedo. En un primer momento tuvo el impulso de llamar a su padre pero se contuvo. Seguro que no le haría ni puto caso, como siempre y, además, le echaría la bronca por no haber seguido sus instrucciones. Así que optó por intentar recordarlas…

A ver… Cierro los ojos, inspiro profundamente 10 veces y visualizo lo que deseo que el brazo haga…

A la cuarta inspiración se empezó a impacientar.

“.Si ves que tu mente divaga, no le hagas caso, céntrate en la respiración, sólo respira. Con el tiempo y la práctica conseguirás hacerlo sin esfuerzo, con tu inconsciente…”

Siguió inspirando y espirando, inspirando y espirando…

La imagen fue cada vez más nítida. La silueta difusa del brazo se definió a la perfección y tomó forma de puño, tal y como lo había visto por última vez antes de cerrar los ojos. Podía distinguir el tono azulado y brillante de la aleación de sus componentes. Nunca había tenido un sueño tan real como éste, a pesar de que no estaba dormida… era increíble…

Se estaba desconcentrando y la imagen perdía nitidez por momentos. Volvió a inspirar hondo y se centró en el movimiento de los dedos de la mano biónica. Observó cómo se abrían poco a poco en su mente…

El zumbido la hizo despertar de su ensoñación. Abrió los ojos. El brazo tenía los dedos abiertos.

¡Muy pronto el siguiente capítulo!

¿Os lo vais a perder?


¿Cómo creéis que continúa la historia?
Escribídmelo en los comentarios. Os contestaré   “caliente” si vais bien encaminados o “frío” si no.

Si os gusta, podéis felicitarme en los comentarios (siempre anima, jeje) y/o seguir el blog y/o compartirlo con vuestr@s amig@s.Thank you

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s