imagen “El brazo” – Capítulo 15 (PENÚLTIMO CAPÍTULO)

Cuando salió de la casa, apenas podía andar. Tenía el cuerpo entumecido y el dolor del hombro se había convertido en una pulsación sorda. El olor a putrefacción de los restos en su ropa le revolvía el estómago.

El XZ32P seguía agarrándole el cuello, desconfiado, aunque ya no apretaba. Era un pequeño alivio para ella.

Lianna desconocía hasta qué punto le podía leer la mente el puto trasto. Desde el extraño mensaje no se había movido, ni le había enviado aquellas horribles imágenes. A pesar de todo, le daba miedo pensar.

Se obligó a caminar a pesar del cansancio y el dolor atroz que sentía en cada milímetro de su cuerpo. Las pocas luces que había encendidas a aquellas horas de la noche en el vecindario, se apagaban a su paso. Lianna estaba tan agotada que no prestó atención. Bastante tenía con concentrarse en caminar.

Las torres de alta tensión se elevaban majestuosas frente a ella, envueltas entre la lluvia torrencial. Lianna se acercó a la valla. Estaba en muy mal estado, oxidada. No veía la puerta de entrada. La lluvia intensa y el cansancio no ayudaban a enfocar la vista. Un trueno retumbó en sus oídos. Necesitaba ayuda y la llevaba consigo.

            —¿No querías enchufes, trasto de mierda? Pues, ¡aquí los tienes… y bien grandes! Ahora ¡entra ahí y cárgate!

El XZ32P no se movió. Lianna se tuvo que agarrar de la valla porque no tenía fuerzas para mantenerse de pie. Los párpados se le cerraban, estaría bien dormir un rato. Seguro que sólo era un mal sueño…

Golpe en valla. Valla vuela por los aires.

El dolor del hombro al golpear la valla le sacó de su ensoñación. Ya podía entrar en la zona restringida. Caminando hacia las torres vio los restos de la valla estampados contra la pared de la caseta de los transformadores, situada a unos cuantos metros. El susurro de la energía latente de las torres cada vez se notaba más.

La cabeza de ella sale volando.

El zumbido sonó con fuerza. Golpe en el costado izquierdo de Lianna, herida abierta…

El cigarro ensangrentado cae

… el dolor casi la hizo perder el conocimiento…

El cigarro ensangrentado cae

… la sangre de Lianna se mezclaba con la de la pareja descuartizada, adherida todavía a su ropa hecha jirones. El XZ32P volvió a atacar, enloquecido, con los dedos abiertos. Su objetivo: la cara. Lianna se protegió interponiendo “su” brazo justo antes del impacto. Los dedos metálicos se clavaron en el antebrazo desgarrando los tendones. El sonido de un trueno mitigó el aullido de dolor…

La luna iluminándolos.

La luna…

“¿Quién eres, puta? ¡No molestes!”

“¿Quién eres, puta? …”

puta, puta, puta…

El XZ32P se movía sin control, caótico. Los golpes iban y venían al azar. Algunos alcanzaban la carne de Lianna, produciéndole profundas heridas. Otros se peleaban con el aire. Otros golpeaban el metal de las torres, produciendo chispas. Cada vez eran menos violentos, hasta que desaparecieron.

¡MUY PRONTO EL CAPÍTULO FINAL!

¿OS LO VAIS A PERDER?


¿Cómo creéis que continúa la historia?
Escribídmelo en los comentarios. Os contestaré   “caliente” si vais bien encaminados o “frío” si no.

Si os gusta, podéis felicitarme en los comentarios (siempre anima, jeje) y/o seguir el blog y/o compartirlo con vuestr@s amig@s.Thank you

5 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s