¿Existe la profesionalidad?

Existe una frase popular española que reza lo siguiente:

Si das una patada a una piedra, aparecen debajo miles de ingenieros, médicos, cantantes, escritores…

Ahora parece que ser un profesional en cualquier campo es coser y cantar. ¿Para qué tirarte varios años de tu vida formándote para después invertir unos cuantos años más adquiriendo experiencia hasta conseguir llegar a ser un profesional eficiente, si con visualizar unos cuantos vídeos de Youtube ya lo tienes casi al instante? O mejor aún, con “decir” que eres el mejor en tal o cuál ámbito profesional ya es suficiente. ¿Que el resultado de tu trabajo es mediocre o incluso malo?, ¿que no tienes ni idea de lo que estás hablando? ¡Qué más da! ¡El caso es que tú y solo tú (junto a otros miles de “profesionales”, pero eso mejor no mencionar) has conseguido ser el mejor en tu campo en un tiempo record!

Vivimos en unos tiempos extraños, donde la mediocridad se alaba como si fuera excelencia y el esfuerzo para conseguir la verdadera excelencia se infravalora o directamente se ignora. Da la sensación de que lo más importante, con independencia de la profesión de la que estemos hablando, es la apariencia, en primer lugar, y una puesta en escena lo más llamativa y estrambótica posible, en segundo. El concepto de profesionalidad está desvirtuado en favor de un intrusismo teatral fuera de todo límite. La seriedad de un profesional ha quedado obsoleta. Ahora, para arreglar una gotera, un fontanero de un metro ochenta y ojos verdes, con la tableta de chocolate incorporada en su vientre, tiene que aparecer cantando “Despacito” disfrazado de princesa Disney. El caso es pasar un buen rato, mientras está picando la pared a ritmo de reggaetón. Hay que disfrutar el momento. ¿La gotera se convierte en un río al día siguiente? ¡A quién le importa, con lo que hemos disfrutado con la perfomance?

Definamos profesionalidad, según la RAE:

1. f. Cualidad de la persona u organismo que ejerce su actividad con capacidad y aplicación relevantes.

2. f. Actividad que se ejerce como una profesión.

Podemos concluir, a tenor de lo expuesto al principio del post, que la acepción número uno, la principal en mi opinión, está a punto de extinguirse, si no se ha extinguido ya. ¿Por qué? Te preguntarás, oh querido lector. En la definición citada aparecen cuatro palabras que están en desuso en la sociedad actual: “capacidad y aplicación relevantes” (nótese el adjetivo clave: “relevantes).

Puede que esté exagerando. Puede que la profesionalidad haya cambiado de estadio y se haya elevado a otro nivel diferente. Es posible que haya que revisar la definición. Dejo al lector que reflexione sobre ello y tome sus propias conclusiones.


Escucha esta reflexión aquí: 

Ir a descargar


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.