Era IV (y última)

Vivimos en la era de la violencia

enmascarada por caretas de solidaridad funesta,

donde todo cuenta si la cartera se llena,

donde la mona se viste de seda,

donde la banca nos aprieta

y todos de fiesta.

Vivimos en la era de la conciencia de unos pocos

que intuyen que no es oro todo lo que reluce,

que se topan de bruces con la esencia

que todo lo une y la alimentan

uniendo sus luces eternas.

Vivimos en una era convulsa y hermosa,

que nos propulsa a nebulosas

de sabiduría y entereza.

 

¡Vivimos en una gran( )era!

Deja un comentario