¿De qué equipo eres, del Barça o del Madrid?

¿De qué equipo eres, del Barça o del Madrid?

Si “eres” del Barça, los del Madrid te odiarán o, como mínimo, te mirarán raro. Si “eres” del Madrid pasará lo mismo, pero al revés. Y si no “eres” de ninguno, la cosa ya cambia, te conviertes en un bicho raro.

Este es solo un ejemplo de los cientos de puntos de vista enfrentados sin remisión y sin posibilidad de acuerdo que existen: de izquierdas o de derechas, conservador o progresista, gay o hetero… Me pregunto si esta polaridad tan pronunciada entre las creencias, valores, gustos o sentimientos de pertenencia a un grupo es intrínseca al ser humano o, por el contrario, está condicionada por el bombardeo mediático continuo que sufrimos sin darnos cuenta, o dándonos cuenta. Da la sensación de que la sociedad es bidimensional, es decir, solo tenemos en cuenta dos partes bien diferenciadas imposibles de unir en cualquier ámbito de la vida, las cuales creemos contradictorias y que, en muchas ocasiones, en el fondo no lo son.

O eres de una parte o eres de la otra, punto.

Parece como si nuestra mente funcionase como una computadora, a base de ceros y unos: cero izquierda, uno derecha; cero Madrid, uno Barça (que conste que esta última frase es una metáfora, no tiene nada que ver con un resultado deportivo) y así con todo.

extremismo

Han existido muchos personajes en la historia que abogaban por el término medio, por la tercera vía, por una forma de pensamiento elevado, como por ejemplo Buda, Lao Tse y otros muchos grandes filósofos y pensadores. ¿Por qué nadie considera distintas alternativas a día de hoy?, ¿tal vez porque ya nadie piensa por sí mismo? Es posible, ya no es necesario reflexionar sobre nada, la sociedad actual nos brinda las respuestas a las preguntas de inmediato y a toque de dedo, respuestas que alguien ha creado para nosotros, que tomamos como ciertas. ¿Para qué, entonces, sopesar una tercera vía, un camino medio, una reflexión personal, si estamos cómodos en nuestra trinchera de fanatismos extremos y de certezas unilaterales?

Hablemos de geometría: todas estas polarizaciones de las que hablo pertenecen al mismo plano, están en el mismo nivel, solo que dentro de conjuntos disjuntos, sin intersección posible. Cuando alguien propone algo que se encuentra en un plano distinto a lo oficial y convencional, ese alguien es rechazado, tildado de loco o incluso, en épocas pasadas no tan lejanas, ejecutado. Paradójicamente, a veces ocurre con el tiempo que ese “loco” tenía algo de razón. Entonces la sociedad se amolda a un nuevo plano, donde la filosofía del “loco”, que se ha convertido en un profeta, pertenece a un conjunto A y, a su vez, aparece otro conjunto B, disjunto de A en ese mismo plano. En resumen, se crea un plano diferente de sociedad, eso sí, con una nueva bipolaridad, con sus dos extremos a “elegir” diferentes al sistema anterior, pero extremos al fin y al cabo. El sistema sigue siendo un plano de dos dimensiones, sin opción a, ni siquiera, valorar otras alternativas de pensamiento.

Como vemos, la rueda sigue girando de la misma manera, cambia la forma, pero el fondo sigue ahí.

Para terminar, una reflexión adjudicada a Buda, que dice más o menos así:

“La virtud está en el camino medio”

Transitemos por él y no nos dejemos llevar por extremismos sin sentido.

yin-yang-99824_640


Escucha esta reflexión aquí:

Ir a descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.