La cultura del “todo gratis”

Hemos llegado a un punto en el que nos hemos acostumbrado a recibir sin dar nada a cambio.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

Eso no es nuevo, el ser humano lleva ya décadas educando a su progenie con la filosofía del “todo gratis”. Nos hemos convertido en unos seres que exigen todo sin aportar nada, sin darnos cuenta de que cada cosa que exigimos, aunque nos parezca nimia, requiere un proceso de trabajo previo considerable, proceso que debería ser valorado de alguna manera, y la mejor manera que conocemos es la monetaria o en su defecto, al menos pagar con gratitud.

Pero eso en muchos casos no ocurre.

Nos creemos mini dioses, con derechos que tienden a infinito y obligaciones que tienden a cero, o son cero directamente. Cuando los niños de mi generación (yo nací en la década de los setenta del siglo pasado) abrían la boca para pedir algo, en la mayoría de las ocasiones lo tenían en un corto periodo de tiempo, al menos en los países del mal denominado primer mundo (solo hay un mundo que nosotros conozcamos y es el planeta tierra). Hemos evolucionado mucho en ese sentido, ahora ya no hace falta ni pedirlo, aparece como por arte de magia, de inmediato y multiplicado por diez.

Hemos creado una sociedad en la que creemos tener el derecho inviolable de recibir todo lo que exijamos de manera inmediata. Y no solo eso, sino que cuando se nos pide algo a cambio como justo pago por un producto, servicio o acción que estamos recibiendo, nos indignamos, lo consideramos una desfachatez e incluso lo infravaloramos y lo rechazamos de facto.

Cuando vemos un vídeo en YouTube, nos descargamos música o algún ebook gratis por Internet no somos conscientes del trabajo que hay detrás de la creación de ese vídeo, de esa composición musical o de ese ebook, nos creemos que aparece de la nada, que con solo chasquear los dedos se crea.

Pues no.

Cada producto que consumes, ya sea físico o no físico, conlleva un esfuerzo de creación y de elaboración que puede llegar a durar mucho tiempo, incluso años. Imagínate que tú inviertes varios años de tu vida en crear algo y que luego lo tengas de donar a los demás sin ningún tipo de remuneración (que conste que con remuneración no me refiero exclusivamente a la económica, también está la gratitud y el reconocimiento a tu trabajo)

¿Te parecería justo?

Justo o no, esa es la sociedad que hemos construido, una sociedad en la que nos dejamos obnubilar por el resultado final, sin valorar el trabajo que hay detrás de ese producto o servicio que tanto nos hace disfrutar. Una sociedad que exige “todo gratis” y que no paga por nada.

Me temo que la vida no funciona así, la vida consiste en dar y en recibir para que todo fluya como debe hacerlo y el ciclo continúe.


Escucha esta reflexión aquí:

Ir a descargar

Un comentario sobre “La cultura del “todo gratis”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.