Era IV (y última)

Vivimos en la era de la violencia

enmascarada por caretas de solidaridad funesta,

donde todo cuenta si la cartera se llena,

donde la mona se viste de seda,

donde la banca nos aprieta

y todos de fiesta.

Vivimos en la era de la conciencia de unos pocos

que intuyen que no es oro todo lo que reluce,

que se topan de bruces con la esencia

que todo lo une y la alimentan

uniendo sus luces eternas.

Vivimos en una era convulsa y hermosa,

que nos propulsa a nebulosas

de sabiduría y entereza.

 

¡Vivimos en una gran( )era!

Era III

Vivimos en la era de la desinformación

procesada por bytes perversos,

disfrazados de celebridades

que exaltan los deseos de ser alguien,

dentro de este rebaño de corderos.

Vivimos en la era del “todo el mundo es bueno”,

hipocresía barata, falsa

como un euro de cemento,

diluida entre selfies de demonios internos,

pixelados por la tristeza de perdernos

en mares de flaquezas.

CONTINUARÁ

Era II

Vivimos en la era de la desinformación,

Vivimos en la era de los cerebros saturados,

llena de espantos, de sexo encarnado

en adolescentes eternos,

de cuentos donde el bueno

se convierte en malo y el malo en bueno,

de Messis y Ronaldos

que en la sopa nos comemos.

Vivimos en la era de lo medio cierto,

dentro de cabezas mediocres

que dirigen cuerpos perfectos,

de postureos absurdos y burdos meneos,

dentro de videoclips abyectos,

aderezados con ritmos paupérrimos.

CONTINUARÁ

Era I

Vivimos en la era de la desinformación,

toneladas de datos por doquier

sin orden ni control,

¿cómo distinguir la verdad de la ficción?

Ecuación difícil de resolver.

 

Vivimos en la era de la información,

veraz o no, esa no es la cuestión,

lo que importa es que con un movimiento

de la mano encuentras la solución idónea

a tus problemas descafeinados,

o eso nos han contado.

CONTINUARÁ

¿Qué es el BIG DATA?

Vídeo