Dedicado a l@s que nunca me leerán

Este poema es un regalo para todas esas personas que nunca me leerán. Personas mediocres, mezquinas y crueles que se creen el centro del universo. Personas que producen dolor a su congénere por el mero hecho de que pueden hacerlo. Personas hundidas en su propia charca de ignorancia. Personas que se ahogan sin remedio en su propio océano de egoísmo malsano.

acosada

Este poema lo he escrito yo, OsKarTel, pero lo podría haber escrito cualquier víctima de abusos de poder, de bullying, de acoso laboral o de trato vejatorio. En más, este poema lo han escrito a través de mis palabras todas esas personas que, a ojos de esta puta podrida sociedad, son un código de barras sin sentimientos.

somos códigos de barrasUn código de barras al que le han crecido alas…

Un código de barras liberado. 

Escucha lo que tiene que decir…

Me voy,

aquí os dejo.

Me voy

con viento fresco.

 

Dudo que os eche de menos,

vosotros no lo haréis,

lo presiento.

 

Me voy lejos,

a ocupar otros terrenos,

ya no volveréis a verme.

 

Pronto estaréis tranquilos,

siguiendo con vuestros líos,

dimes y diretes,

sin que yo os toque los huevos.

 

Me voy presto,

a buscar lo que no tengo,

lo que aquí no encontré.

 

Vosotros, a lo vuestro,

inmersos en un ambiente funesto,

lleno de envidia y falso poder.

 

Me voy pronto,

me voy para no volver.

 

Aquí aprendí solo:

a asar las castañas sin horno,

a construir tejados sin tejas,

a tragarme sin agua las quejas,

a ponerme la ropa del revés.

 

Me voy,

que sigáis disfrutando

de una vida de desencantos

y frustraciones.

 

 

Feliz

 

Yo me voy cantando

y silbando,

en busca de nuevas emociones.


Thank you

O piña o piñones 2.0 se alimenta de vuestros comentarios, “o piñones”, críticas y alabanzas. Cuando marcáis un “Me gusta”, seguís el Blog, lo compartís en las redes sociales…, lo hacéis más y más grande y permitís que cada vez más personas se cuestionen algo más que lo mundano y superficial del día a día. Y Él os lo agradece, porque Él necesita de vosotr@s para sobrevivir tanto como vosotr@s necesitáis de Él para alimentar vuestra ansia de literatura.

¡Seguid dándole de comer!

DE AQUELLOS POLVOS VIENEN ESTOS LODOS.

TerrorismoNo sabría definir cómo me siento: triste, desesperanzado, cabreado, indignado, o todo junto, después de enterarme del atentado en Bruselas de hoy. Uno más. Y me temo que no el último.

Ahora toca que los representantes políticos de los países más poderosos de Europa salgan a la palestra, con cara compungida y voz firme, pronunciando frases vacías y adecuadas a las circunstancias. Toca dar un puñetazo en la mesa, (flojito, eso sí, no se vayan a lesionar la muñeca)  y condenar, con estudiada firmeza, estos actos viles y miserables. Frases que tocarán la fibra del pueblo, ya de por sí muy sensible, que ensalzarán patriotismos excesivos e insanos, pregonando una férrea unidad de los gobernantes de turno. Unidad que se diluirá con el tiempo, a buen seguro.

En unos días, la gente lo olvidará… excepto las víctimas, claro, las víctimas nunca olvidan. Todo seguirá igual, los países del “primer mundo” seguirán vendiendo las armas que usaran los radicales para atentar contra los que se las vendieron (¡qué ironía! ¿verdad?). Seguirán haciendo chanchullos varios en los países de Oriente, en Sudamérica y en vete a saber qué recónditos y estratégicos lugares. Seguirán con sus negocios turbios por aquellas tierras con tanta pobreza (miseria, hambre, muerte…) y tanta riqueza (petróleo, gas…). Seguirán poniendo fronteras al campo, para que las víctimas de las guerras que ellos han fomentado ni se arrimen a nuestro terruño.
Y nosotros, los ciudadanos de los países “ricos” (al menos en economía), cuando nos toca de cerca, nos llevamos las manos a la cabeza, despotricamos contra esos salvajes, nos cagamos de miedo y depositamos con fervor nuestra confianza en nuestros gobernantes salvadores, esos mismos que venden las armas a los radicales y que chanchullean en aquellas tierras, tan lejanas para nosotros, de las que tanto hablan en los telediarios y que pronto olvidaremos cuando los emitan un buen partido de fútbol en la tele.

Terrorismo

De aquellos polvos vienen estos lodos…

La mayor tristeza es la de evitar vivir sabiendo que morir es inevitable (OsKarTel)

IRONÍAS DE LA VIDA

homeless-212591_640

Mujer
25
estudios superiores
limpiando ascensores.

Hombre
directivo
sin pantalones
sube escalones.

Sabio
artista
sin recompensa
nada en la despensa.

Rico
elitista
siempre de fiesta
nunca de letras.

Bobos que
agarran
el mango de la sartén.
Otros que
callan
soñando para no ver.

Listos que
viven en cloacas.
“Primos” que
exprimen la vaca…

ironías de la vida.

La persona más rica del planeta y el vagabundo más pobre son, en esencia, víctimas de las circunstancias en las que han vivido (OsKarTel).

CONCERTINAS CONCERTADAS

Después de un tiempo sin subir nada, vuelvo a retomar el blog.
Antes de nada, quiero pediros disculpas por ello. He tenido problemas de conectividad, he aquí la causa.

Concertinas concertadas
Foto de Azilleas Zavallis

Escribí este poema que os presento días antes de la horrible masacre ocurrida en París, cuando los medios de comunicación no hacían más que hablar de la problemática de los refugiados Sirios en las fronteras con Europa.

Sólo comentar que todas las víctimas son personas: unos residentes en Francia que perdieron la vida en un acto terrorista que no merece calificativo y otros residentes en Siria que, para no perder la vida en guerras que no merecen calificativo, huyen hacia un destino que creen más seguro y se encuentran con las…

CONCERTINAS CONCERTADAS

¿Qué harías tú
si no tuvieras nada?

Yo te lo diré:

Marcharías de casa
con una lágrima en la cara.
Cruzarías desiertos y montañas,
sorteando alambradas
que te producen llagas;
heridas infectadas
en la piel y en tu alma.

Por fin, la tierra soñada.
Alegría y esperanza,
que se ve truncada
por la concertina concertada.

Concertina concertada
por la piel blanca,
por el sol bronceada,
solamente preocupada
por sus yates y sus lanchas.
No importa si en la valla
te desgarras la espalda.
No importa si te matas,
porque muerto ya llegabas.

No interesa que lo hagas,
quédate donde estabas,
entre guerras mutiladas
en provincias olvidadas…
Falleciendo como ratas.

Concertinas concertadas
para que las ganancias
sigan en nuestras arcas
y, por el aire, no se esparzan…
tú te mueres, yo de marca.

ES LO QUE HAY…

Es lo que hay
“Es lo que hay…, lo tomas o lo dejas”
“Debemos bajaros el sueldo,
para todos no hay dinero.”
(¡Ups! se me olvidó decir
que para nosotros sí.
No nos molestéis con vuestras quejas,
por el arco del triunfo nos las pasaremos).
“No me consta…”
“Yo no estaba presente.”
(Sois idiotas
si os creéis esa bola…
Me lo llevé en caliente).
“No soy amigo de ese señor…”
“No le conozco de nada…”
(Claro, entre tanto alcohol,
fiestas y putas de lujo, pagadas
con las arcas de la chusma del montón,
se me olvidó cómo se llamaba).
(El que antes era nuestro héroe,
amado y venerado,
ahora lo repudiamos.
¡Hay que joderse,
lo han pillado
con las manos en el saco!
Bueno…
mientras no sea yo el siguiente,
me importa un carajo…
sigamos peloteando al presidente).
“En la justicia ciegamente confiamos…”
“Dejemos que los jueces hagan su trabajo.”
(Dejemos que nuestros cuñados,
primos y hermanos,
agarren la justicia por el mango…
que para eso les hemos pagado).
“La economía ha mejorado.”
“Ya nadie habla del paro.”
“Cataluña se está separando.”
“Ronaldo está lesionado.”
Cortinas de humo barato,
mentiras a largo plazo,
vilezas sin atisbo de sonrojo,
vendas sucias que nos tapan los ojos,
tapones ficticios que nos tapan los oídos.
Y nosotros…
inermes ante tanto descaro,
inertes hasta el desmayo.
“Lo siento mucho, no volverá a ocurrir.”
(No me volveréis a pillar, capullos.
¡No puedo parar de reír!)

MICRORRELATO “El discurso”

El discurso

—Señor, en 5 minutos comienza su intervención.

Apenas prestó atención a lo que le decía el joven encorbatado que le dio el aviso. Su mente intentaba concentrarse en el discurso, mientras daba el último repaso a sus notas. Había mucho en juego y él era la clave del éxito. Se sentía preparado, cada detalle estaba revisado y analizado por los asesores de imagen y, por fortuna, tenía una gran memoria, así que recordaba cada palabra y cada entonación a la perfección.

5 minutos exactos después respiró hondo  y, con su notas en la mano por si le hacían falta (cosa que dudaba), ensanchando su sonrisa, se encaminó hacia el escenario.

La ovación sonó atronadora. Por un momento se sintió mareado mientras recibía los efusivos apretones de manos y abrazos de sus compañeros de partido. De fondo, el himno tantas veces escuchado. Él, mecánicamente, tomó la mano de Shannia y levantó ambos brazos unidos mientras notaba cierta resistencia de la mujer. Él la miraba de reojo. Ella no le miraba, miraba al público enloquecido con esa sonrisa blanca, preciosa, que él sabía, a ciencia cierta, falsa.

Ya en el estrado, ajustando el diminuto micrófono bajo la atenta mirada de los miles de simpatizantes en un silencio casi sagrado, dudó. Mirando al frente, al infinito, su mente bullía. Seguía recordando cada palabra, cada frase del discurso, diseñado al milímetro para causar el efecto deseado. Era el discurso perfecto, y él era el candidato perfecto. Pero su boca no articulaba palabra.

De repente, rompió en pedazos sus notas.

El “Ohh” de la audiencia sonó extrañamente melodioso a sus oídos, como música liberadora. Si se hubiera girado, se habría reído, sin duda, viendo el gesto anonadado de sus colaboradores y la boca torcida de su “querida esposa” Shannia. .

—Queridos compañeros y compañeras —comenzó—. En los papeles que acabo de romper delante de vosotros, me habían escrito todo lo que queréis oir…

Hizo una pausa.  Cuando el murmullo del público cesó, prosiguió.

—Sí, así es. Hay gente que os conoce incluso mejor que vosotros mismos y que sabe como manipularos. Y esa gente es la que nos escribe los discursos a nosotros, los que nos mostramos ante el pueblo para pediros un voto que ya sabemos que nos vais a dar. Esa gente escribe palabras bonitas, como nuestra cara y nuestra sonrisa. —dijo, enseñando sus dientes con exagerado énfasis—  y vosotros, pobres desgraciados, nos creéis… bueno, en realidad “les” creéis.

Hizo otra pausa, mientras veía de reojo cómo el personal de seguridad se iba acercando hacia él. Le quedaba muy poco tiempo. La audiencia no reaccionó, seguía en silencio.

—Sólo os quiero decir que NO vamos a bajar los impuestos, que NO vamos a parar los desahucios, que NO vamos a subir las pensiones, todo son MENTIRAS. ¿La razón?… muy sencilla: ¡nos importáis una MIERDA!. Haremos lo que nos manden los poderosos, porque somos marionetas, MARIONETAS…

Fue lo último que pudo decir antes de ser placado.

Noticia de última hora en el diario “La verdad absoluta”

El candidato para las selecciones nacionales, Leónidas Mirón, del Partido Por Lo Justo (PPLJ) ha sido internado de urgencia en el psiquiátrico de Santa Eulalia de la Orden por, lo que denominan los expertos, un “Desorden trauma-psicolingüístico de primer grado”. Debido a esa desafortunada enfermedad mental,  ha sido cesado del cargo hasta su recuperación, que se prevé larga y difícil. En su lugar, la nueva candidata, elegida democráticamente por los afiliados del PPLJ, será su esposa Shannia Escudero.



NOTA DEL AUTOR: todos los nombres que aparecen en este microrrelato son fruto de mi imaginación. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia… o no.

¡IDOS!

Si me permitís, quiero expresar mi reflexión sobre los resultados de las elecciones celebradas el día 24 de mayo en España de la manera que mejor se me da, con un poema.

Se titula ¡IDOS!

¡Idos!
Os deseo lo mejor
pero… 
¡Idos!
Ya no hay sitio,
no os queremos más aquí.
Ya no queda nada que saquear,
os lo habéis llevado todo,
así que… 
¡Idos!,
dejadnos en paz,
dejadnos tranquilos.
Seguid vuestro camino
sin nosotros.
No queremos veros más,
ni siquiera en pintura.
¡Idos!
Os lo pedimos…
¡Os lo exigimos!
¡Idos!
Y no volváis jamás.
De otros es la oportunidad,
la vuestra murió ya.
¡Idos!

Y dejadnos en paz.                                 

MICRORRELATO: “Todos los días igual”

Todos los días igual
http://blog.cristianismeijusticia.net/
Mi vida es monótona. Todos los días igual.
Me despierto, me coloco las pantuflas, abro la persiana, abro la ventana… el sol de un monótono amanecer ciega mis ojos legañosos. Voy al baño, desahogo mi vejiga, me ducho. Desayuno rápido en la cocina. Vuelvo a la habitación y me enfundo el traje de trabajo. Todos los días igual.
Bajo al garaje, subo al coche y me dirijo a la Oficina, mientras coches camuflados me flanquean. Todos los días igual.
Aparco en el parking reservado. Entro en el edificio, las sonrisas falsas y los “Buenos días Señor Director”  del personal con el que me cruzo me asquean. Les respondo con más sonrisas falsas que sé que les asquean. Una tropa de pelotas me rodean en el ascensor. Me asquean. Mantengo mi sonrisa falsa. El ascensor avisa, “Piso 40”. Salgo de él y entro en la sala de reuniones. Todos los días igual.
Las miradas de mis colaboradores se clavan en mí con avidez cuando me siento en el sillón que preside la mesa. Esperan impacientes mis instrucciones. “¿Cuál será nuestro objetivo hoy?¿Qué país arrasaremos?¿Qué entidad bancaria quebraremos?”.
Todos los días igual.

REPITE

Este  poema se lo dedico a nuestros gobernantes, esos seres que hablan y hablan, y callan y callan. Hablan y hablan palabras vacías y callan y callan la realidad. Esos seres que fueron elegidos por el inocente e ilusionado pueblo que pensaba que les iban a representar, que les iban a saber dirigir, que les iban a solucionar sus problemas.

El tiempo ha pasado y ahora el pueblo ve con estupor que se representan a sí mismos, que solo dirigen a los de su calaña, en vez de a las personas que les votaron y que se solucionan los problemas entre ellos, problemas que ellos mismos crearon y que afectan también a la gente a la que le deben su “poltrona”, es decir, al votante.
A pesar de todo les tengo que dar las gracias porque, al escucharlos hablar, me inspiraron…

REPITE

Repite…
Repite…
Repítelo.
No importa si no es cierto,
te lo creerán.
Repite…
Repite…
Repítelo.
Repite el mismo cuento
hasta la saciedad.
Repite…
Repite…
Repítelo.
Si es verdad, es lo de menos,
tu repite y verás.
Verás que te creeremos,
aunque tus argumentos
hagan vomitar.
Repite…
Repite…
Repítelo.
Señálanos con el dedo;
muestra de autoridad.
Repite…
Repite…
Repítelo.
Repite sin miramientos,
te vamos a escuchar.
Repite…
Repite…
Repítelo.
Palabras que lleva el viento,
¡exprésalas con frialdad!
Conoces bien el invento;
repitiendo y repitiendo,
sabes que calarás.
Repite, repite…
juega al despiste.
Repite, repite…
pon ojos tristes.
Repite, repite…
mentiras sublimes.
Repite, repite…
haznos felices.
Repite,
    repite,
        repite.

FÚTBOL

Fútbol
El fútbol está presente en nuestras vidas… muy presente.

Los medios de comunicación hace ya bastante tiempo que apenas hablan de otros deportes, únicamente de fútbol, dando, en ocasiones, incluso la sensación de que no existe ningún otro deporte más…

Esta reflexión me inspiró esta poesía que quiero compartir con vosotr@s.

FÚTBOL
Fútbol…
¡Qué gran espectáculo!
¡Qué gran deporte!
¡Mueve montañas!
Fútbol…
Futbolistas raudos,
peinados y con porte
enloquecen a las gradas.
Fútbol…
El dinero no es problema;
fichajes invencibles,
negocio asegurado.
Fútbol…
Movimientos de maletas;
los equipos más humildes
serán siempre goleados.
Fútbol…
Megaempresas de poder
mueven ficha con sorna;
alimento de las masas.
Fútbol…
Dos reparten el pastel;
afición ciega y sorda,
hipotecas en sus casas.
Fútbol, fútbol y más fútbol…
¿No existe otra cosa?
Todo gira en este mundo
alrededor de una pelota.
Fútbol, fútbol y más fútbol;
aturdidos y felices,
guardametas sin futuro
en el césped de los tigres.