LA VIDA, LO AUTÉNTICO Y MICRO DIRECTOS

Hoy toca vídeo místico 😉

Mi primera reflexión es que la vida se abre paso siempre, independientemente de los eventos que ocurran.

Por otro lado, os recuerdo que la sabiduría es un camino a seguir, no un destino. Si alimentas tu luz, además, actuarás con integridad de manera inconsciente.

Para finalizar, os expongo las dos premisas fundamentales para comenzar a ser consciente.

Si hay una respuesta a las preguntas que nos sentimos obligados a hacernos, muéstrate cómo eres, destruye tus miedos y renuncia a tu máscara

Innuendo – Queen

Charlando con vosotros 26-9-20 ILLUMINATIS A LA HORA DEL CAFÉ

Antes de empezar os recuerdo que el día
1 DE OCTUBRE A LAS 20 HORAS (HORA DE ESPAÑA)
tendrá lugar en mi perfil de Instagram el
1º DIRECTO CHARLANDO CON VOSOTROS
¡Estáis todos invitados!

TEMAS DE HOY
-Iconografía Illuminati en videoclips de los 80
-Pedofília en las altas esferas
-Métodos para encontrar la sabiduría
-Algunos salmos del nuevo testamento
-El sermón del día

 

Charlando con vosotros 25-9-20 PRONTO 1º DIRECTO, ESPIRITUALIDAD Y BUENAS NOTICIAS

Antes de empezar os recuerdo que el día
1 DE OCTUBRE A LAS 20 HORAS (HORA DE ESPAÑA)
tendrá lugar en mi perfil de Instagram el
1º DIRECTO CHARLANDO CON VOSOTROS
¡Estáis todos invitados!

Hoy hablo de temas muy interesantes, tales como la falta de espontaneidad y autenticidad de muchos vídeos de Youtube, de que hay que empezar a dejar las malas noticias de lado y centrarnos en las buenas, de espiritualidad y poder secreto y de un magnífico artista llamado David Grohl.

Ten cuidado con lo que deseas, no vaya a ser que lo consigas

CURIOSIDAD ALUCINANTE
Al revisar la grabación de este vídeo me di cuenta de una sincronicidad impresionante. Justo en el momento en que reflexiono sobre las fronteras estaba sonando la canción «Borderline» de Madonna (si no sabéis qué significa Borderline, podéis buscarlo en Internet ). Os puedo asegurar que no ha sido premeditado.

 

 

¡Quiero cometer errores!

¡Quiero cometer errores!

¡Quiero equivocarme sin que la gente me mire extrañada, como si tuviese monos en la cara!

¡No quiero sentirme frustrado cuando hago algo que se sale de lo que se establece como correcto según unas normas no escritas grabadas en el inconsciente colectivo!

¡No quiero pasarme la vida obsesionado por alcanzar una perfección ilusoria, que nunca llega!

¡Quiero cometer errores!

¡Quiero cometer errores!

Desde que asomamos la cabeza por la vagina de nuestra madre nos han enseñado que errar es malo, algo que se debe evitar a toda costa. Si te caías en el parque jugando con otros niños, te reprochaban porque te ibas a manchar la ropa y luego había que lavarla; si rompías el horrible jarrón que decoraba (por decirlo de manera fina) el hall de tu casa con el balón, te llevabas una reprimenda “porque era un regalo de la tía [poner aquí el nombre de tu tía preferida]”; si el número que aparecía al lado de cada asignatura no era demasiado alto con respecto a un patrón predeterminado, te caía un chaparrón de campeonato, aderezado con comparaciones odiosas del tipo: “mira Fulanito, con lo tonto que es, cómo ha sacado un diez en Matemáticas y tú no llegas ni al cinco”.

Suspenso en Matemáticas

Todo esto se queda grabado a fuego en el subconsciente y cuando llegamos a adultos la cosa no mejora, va a peor. Por ejemplo, cometer un error en tu trabajo puede llevarte al despido. No entro a debatir si eso es bueno o malo. Depende de si ese trabajo te llena o no, si es una carga para ti o no. No obstante, la realidad actual es esa: puedes perder tu trabajo por un mísero error.

Cometer errores es humano, eso lo sabemos todos. Pero, por otra parte, estamos programados desde infantes a evitar cometerlos. Entonces, ¿no somos humanos? ¿En qué nos hemos convertido? Esa es la paradoja de las paradojas, la que nos conduce a una ansiedad crónica por ser el profesional más perfecto y eficiente (una quimera), por ser el amante cariñoso en la calle y salvaje en la cama (una quimera), por que la ropa se ajuste a nuestro cuerpo como un guante y todos se queden boquiabiertos al vernos pasar (una quimera)…

Errar, además de humano, es necesario para evolucionar como especie y como sociedad. ¿O acaso te piensas que todos los avances tecnológicos que disfrutamos ahora se construyeron a la primera?

Pues no, la vida no funciona así.

Para que una idea llegue a convertirse en algo real, es necesario cometer infinidad de errores, o también llamados pruebas, para aprender de ellos e ir depurando esa idea poco a poco, hasta llegar a crear algo físico, tangible. A este método se le llama ”ensayo-error” en el argot científico y tecnológico.

Errar no solo es válido para avanzar tecnológicamente, también lo es para avanzar como seres con alma que somos, para que nuestro espíritu fluya sin bloqueos inventados y falsos axiomas. El río no se detiene si se encuentra una piedra entorpeciendo su camino, la ignora si es pequeña y la rodea si es grande.

Para finalizar, te propongo una cosa: sé más humano.

“¿Cómo?”, te preguntarás.

Muy fácil. Sigue estos tres pasos:

  1. Cuando creas que alguien comete un error, no lo juzgues. Piensa que, en realidad, es tu percepción la que cataloga ese acto como un error. Tal vez esa persona no lo vea así y si, en efecto, lo considera un error a posteriori, dale la enhorabuena: acaba de aprender una gran lección.
  2. No critiques ni menosprecies a las personas que cometen errores. Recuerda cómo te sentiste al comprobar que habías metido la pata y todos tus compañeros de clase se reían de ti, cuando el profesor te preguntó, “¿en qué año se descubrió América?” y tú respondiste con seguridad, “en 1942”.
  3. ¡Yerra! Porque Errare humanum est

Escucha esta reflexión aquí:

Ir a descargar