[VÍDEO] Mucha CANTIDAD vs poca CALIDAD

Vivimos en una sociedad en la que disponemos de gran cantidad de todo lo que podemos imaginar, pero… ¿qué pasa con la CALIDAD?

En este vídeo te doy mi particular opinión sobre este tema.

Y AHORA TE TOCA A TI

¿Consideras que los productos o servicios que adquieres tienen la calidad que esperas?

¿Crees que en la actualidad hay mayor o menor calidad que hace dos décadas?

¿Piensas que la calidad aumentará con el paso de los años o disminuirá?

Siéntete libre para responder a estas preguntas en los comentarios. 👇🏼


Visita mi página web oficial de escritor

https://www.oscargavilan.info 

¿Si nos vendiesen MI3RDA la compraríamos? 🤔 (INCLUYE VÍDEO)

¿Elegimos lo que compramos o son otras personas las que eligen por nosotros?

¿Disponemos de una gran variedad de opciones a elegir o solo son distintas versiones de una misma cosa?

¿Somos unos adictos a las compras compulsivas?

¿Para qué compramos objetos que después guardamos en un cajón para luego olvidarlos? ¿Tal vez porque lo tiene el vecino y no queremos ser menos?

¿Confundimos SER con TENER?

No tengo las respuestas a estas preguntas, quizás tú las tengas. Siéntete libre de expresar tu opinión en los comentarios, así tal vez podamos llegar a una conclusión.

 

¡Sorpresa, sorpresa!

Imagen

Escribo este texto en primavera, época en la que los niños suelen tomar la Primera Comunión, ritual católico y tradición arraigada en el territorio donde vivo. Tras la liturgia correspondiente, donde los niños reciben el Cuerpo y la Sangre de Cristo, según el rito católico para el cual se han estado preparando durante horas de asistencia a Catequesis, los comulgantes disfrutan de una gran fiesta repleta de otros niños con los que juegan, de los padres de esos niños que asisten gustosos al convite y de familiares del mencionado comulgante. Todo es idílico y fantástico, todos disfrutan del día en buena lid.

Todos menos los comulgantes.

No hace mucho asistí a uno de estos acontecimientos y descubrí algo que me heló la sangre: el gesto de la comulgante (era una niña) al abrir los regalos que le habíamos llevado se mantuvo impertérrito, parecía como si el tema no fuese con ella.

Esa actitud me hizo cuestionar varias cosas: ¿para qué se hacen regalos que no emocionan?, ¿a los niños ya no se les puede sorprender?, ¿la emoción se está extinguiendo?, ¿estamos creando futuros adultos insensibles?

Hace tres o cuatro décadas, los que éramos niños entonces, esperábamos con impaciencia los días señalados, como por ejemplo el de la Primera Comunión que acabo de comentar, con ansiedad, porque sabíamos que “algo nos iba a caer”, pero desconocíamos qué y cuando desenvolvíamos el paquete lo hacíamos con avidez, deseosos de descubrir qué se escondía debajo de ese embalaje tan colorido. Con independencia del valor monetario del regalo, teníamos la capacidad de valorar la intención del regalo y lo agradecíamos de corazón.

Aquella era una sensación muy bonita, muy humana, tanto para el receptor como para el donador del regalo.

Llegados a este punto yo me pregunto: ¿los niños de hoy en día conocen esa sensación, conocen la sensación del millón de mariposas volando todas a la vez dentro del estómago? A juzgar por lo que te acabo de contar, no lo parece. ¿Qué ha pasado?, ¿por qué no disfrutan de los regalos?, ¿tal vez porque reciben tantos que ya no los valoran? Es posible. ¿O quizás la razón estriba en que ellos ya saben de antemano lo que van a recibir? También es posible. Y la pregunta del millón, escalofriante sin duda: ¿estamos los adultos deshumanizando a los niños, llenándolos de regalos que no les motivan?, ¿para qué hacemos eso?, ¿para alimentar nuestro propio ego a costa de anular poco a poco la sensibilidad de nuestros niños?

Esta sociedad enferma ha creado la norma no escrita de saturar a los niños de cosas inútiles, que no les motivan, ni les aportan conocimiento valioso, ni les sorprenden, cosas que solo sirven para regocijo del adulto, para afianzar su estatus ante los demás adultos, para ensalzar su ego de adulto.

Tal vez ya va siendo hora de regalar menos y sorprender más.


Escucha esta reflexión aquí:

Ir a descargar

¡Subamos vídeos a Youtube como locos!

Vídeo

¡Necesito suscriptores! ¡Necesito visitas! ¡Necesito likes!

¡QUIERO MAAAAAAAAAAAAAS!

¡Hala! ¡Venga subir vídeos como si no hubiera un mañana!

Aquí os cuento mi experiencia a la hora de crear contenido y subir los vídeos de este canal.

Saturación de opciones para elegir. ¡La picha un lío!

Vídeo

¿Te has dado cuenta de la inmensa cantidad de opciones que hay para “elegir” de cualquier producto que se te ocurra?

En este vídeo expongo mi opinión sobre el asunto, basándome en el artículo que escribí hace algún tiempo «La picha un lío».