¿El mundo está tan mal como nos lo pintan?

El mundo está muy mal. Los medios de comunicación nos lo recuerdan constantemente: guerras, corrupción, crímenes, atentados…

Pero ¿realmente el mundo está tan mal como nos lo pintan?

En este vídeo os cuento cinco anécdotas personales que demuestran lo contrario.

 

El mundo NO están tan mal como nos lo pintan, creedme.

 

DE AQUELLOS POLVOS VIENEN ESTOS LODOS.

TerrorismoNo sabría definir cómo me siento: triste, desesperanzado, cabreado, indignado, o todo junto, después de enterarme del atentado en Bruselas de hoy. Uno más. Y me temo que no el último.

Ahora toca que los representantes políticos de los países más poderosos de Europa salgan a la palestra, con cara compungida y voz firme, pronunciando frases vacías y adecuadas a las circunstancias. Toca dar un puñetazo en la mesa, (flojito, eso sí, no se vayan a lesionar la muñeca)  y condenar, con estudiada firmeza, estos actos viles y miserables. Frases que tocarán la fibra del pueblo, ya de por sí muy sensible, que ensalzarán patriotismos excesivos e insanos, pregonando una férrea unidad de los gobernantes de turno. Unidad que se diluirá con el tiempo, a buen seguro.

En unos días, la gente lo olvidará… excepto las víctimas, claro, las víctimas nunca olvidan. Todo seguirá igual, los países del “primer mundo” seguirán vendiendo las armas que usaran los radicales para atentar contra los que se las vendieron (¡qué ironía! ¿verdad?). Seguirán haciendo chanchullos varios en los países de Oriente, en Sudamérica y en vete a saber qué recónditos y estratégicos lugares. Seguirán con sus negocios turbios por aquellas tierras con tanta pobreza (miseria, hambre, muerte…) y tanta riqueza (petróleo, gas…). Seguirán poniendo fronteras al campo, para que las víctimas de las guerras que ellos han fomentado ni se arrimen a nuestro terruño.
Y nosotros, los ciudadanos de los países “ricos” (al menos en economía), cuando nos toca de cerca, nos llevamos las manos a la cabeza, despotricamos contra esos salvajes, nos cagamos de miedo y depositamos con fervor nuestra confianza en nuestros gobernantes salvadores, esos mismos que venden las armas a los radicales y que chanchullean en aquellas tierras, tan lejanas para nosotros, de las que tanto hablan en los telediarios y que pronto olvidaremos cuando los emitan un buen partido de fútbol en la tele.

Terrorismo

De aquellos polvos vienen estos lodos…

La mayor tristeza es la de evitar vivir sabiendo que morir es inevitable (OsKarTel)

CONCERTINAS CONCERTADAS

Después de un tiempo sin subir nada, vuelvo a retomar el blog.
Antes de nada, quiero pediros disculpas por ello. He tenido problemas de conectividad, he aquí la causa.

Concertinas concertadas
Foto de Azilleas Zavallis

Escribí este poema que os presento días antes de la horrible masacre ocurrida en París, cuando los medios de comunicación no hacían más que hablar de la problemática de los refugiados Sirios en las fronteras con Europa.

Sólo comentar que todas las víctimas son personas: unos residentes en Francia que perdieron la vida en un acto terrorista que no merece calificativo y otros residentes en Siria que, para no perder la vida en guerras que no merecen calificativo, huyen hacia un destino que creen más seguro y se encuentran con las…

CONCERTINAS CONCERTADAS

¿Qué harías tú
si no tuvieras nada?

Yo te lo diré:

Marcharías de casa
con una lágrima en la cara.
Cruzarías desiertos y montañas,
sorteando alambradas
que te producen llagas;
heridas infectadas
en la piel y en tu alma.

Por fin, la tierra soñada.
Alegría y esperanza,
que se ve truncada
por la concertina concertada.

Concertina concertada
por la piel blanca,
por el sol bronceada,
solamente preocupada
por sus yates y sus lanchas.
No importa si en la valla
te desgarras la espalda.
No importa si te matas,
porque muerto ya llegabas.

No interesa que lo hagas,
quédate donde estabas,
entre guerras mutiladas
en provincias olvidadas…
Falleciendo como ratas.

Concertinas concertadas
para que las ganancias
sigan en nuestras arcas
y, por el aire, no se esparzan…
tú te mueres, yo de marca.